Novedades del sitio

Talleres de lectura en el CBC: los expertos dicen que el problema arranca en la primaria

 
Imagen de Administración Fundación
Talleres de lectura en el CBC: los expertos dicen que el problema arranca en la primaria
de Administración Fundación - jueves, 10 de septiembre de 2015, 09:05
 

Educación. Por el bajo nivel de los ingresantes, el director del CBC quiere incorporarlos al primer ciclo de la UBA. Según los especialistas, la causa de este fracaso hay que buscarla en cómo la escuela enseña a leer a los más chicos.

El director del Ciclo Básico Común (CBC) quiere incorporar talleres de lectura y escritura por el bajo nivel que traen los ingresantes a la Universidad de Buenos Aires. Especialistas en educación consultados por Clarín coinciden con el diagnóstico y afirman que el problema que se ve en la universidad arranca en la primaria y se agudiza en la secundaria. Aseguran que la escuela debe hacer hincapié, principalmente, en la práctica sistemática de diferentes tipos de textos, la estructura y las reglas de la lengua y la lectura de corrido.

Con talleres optativos, de 12 clases una vez por semana, la iniciativa de la UBA busca resolver el bajo nivel en lectoescritura que traen los chicos que ingresan a la universidad. Es uno de los diez proyectos que se empezaron a analizar ayer para reformar el CBC, el sistema de ingreso a la UBA que cumple 30 años.

Incluso hasta el propio subsecretario de Educación de la Ciudad, Carlos Regazzoni, coincide con este diagnóstico y afirma que está de acuerdo con la implementación de los talleres en el CBC. Para el funcionario, los problemas que se observan en los ingresantes a la Universidad son "un síntoma que obedece a dos problemas: la mala calidad educativa de todo el trayecto escolar y la falta escolarización inicial que se evidencia en 638.000 chicos de 3 a 5 años -en la Ciudad son 1.000- que no van al jardín".

¿Cómo se solucionan esos problemas?, le preguntó Clarín al funcionario que hace cuatro años trabaja en el área educativa porteña. Y respondió: "Se soluciona a través de varias cuestiones: la evaluacion de docentes y alumnos que hace dos años implementó la Ciudad para saber dónde están las fallas; la creación de la escuela de maestros para brindarles capacitación y planes de estudio renovados y con objetivos claros como hicimos hace tres años en primaria y en secundaria. Para atender a la falta de escolarización inicial se necesitan más jardines de infantes que la Ciudad ya está gestionando. Eso sí, para que estos cambios impacten de lleno en la educación de los futuros ingresantes a las universidades, no basta con que los cambios se hagan sólo en una jurisdicción, hay que hacerlos en todo el país".

Gustavo Iaies, director del Centro de Estudios de Políticas Públicas (CEPP), cree que "en la primaria se impulsa sólo la lectura por placer, es decir, que los chicos lean textos que les gusten, y no se trabaja la lectura de textos informativos a través de los cuales poder avanzar en la comprensión del texto. Esto se agudiza en la secundaria porque en esos años tampoco se aborda".

"A los alumnos -explica Iaies a Clarín- les cuesta entender la diferencia entre un texto dirigido a ser la carta destinada a un amigo y una carta orientada a la búsqueda de empleo, por ejemplo. Tampoco practican la lectura en velocidad, la lectura de corrido".

Guillermo Jaim Etcheverry, ex rector de la UBA, coincide con Iaies y asegura que el problema se debe a la falta de "énfasis en desarrollar las habilidades esenciales, como aprender la estructura y las reglas de la lengua, la riqueza del vocabulario y el constante ejercicio de la lectura".

Para el especialista se trata de "herramientas fundamentales que se deben aprender desde la educación primaria". Y señala que uno de los motivos de la falta de hincapié en estos aprendizajes "es que la escuela les dedica más tiempo a otras múltiples y diversificadas cuestiones, dejando en un lugar menor la enseñanza de estas habilidades esenciales".

Varias pruebas nacionales y regionales dan cuenta del bajo rendimiento de los alumnos argentinos. El último Operativo Nacional de Evaluación (ONE), que se tomó en 2013 pero cuyos primeros resultados se publicaron en marzo, muestra que los aprendizajes de los alumnos argentinos no avanzaron demasiado en los últimos tres años. Al igual que en otros estudios internacionales como PISA o TERCE, el diagnóstico es "estancamiento" con respecto a la medición previa, de 2010.

En la última prueba PISA, difundida a fines de 2013, en la que se evaluaron los conocimientos de matemática, lengua y ciencias de alumnos de 15 años, Argentina quedó entre los últimos puestos en un ranking mundial de educación. Se ubicó en el puesto 59° sobre 65 países. En esta evaluación, más de la mitad de los estudiantes no pudo reconocer la idea principal de un texto ni realizar inferencias sencillas o comparaciones entre un texto y otro.

Y en la última prueba TERCE, de la Unesco, que compara los aprendizajes en matemáticas, lectura y ciencia en las escuelas primarias de 15 países, no se registraron mejoras en los alumnos argentinos y nuestro país se ubicó en la mitad de todas las tablas. Específicamente en lectura, los chicos argentinos de 3° grado quedaron en el 9° puesto del ranking.

Fuente: http://www.clarin.com/sociedad/CBC-UBA-Reforma-talleres_lectoescritura_0_1365463681.html